Puntos de quiebre en el marketing inmobiliario 2020

 

Con el protagonismo de los canales digitales en las estrategias de marketing, las marcas inmobilarias aún se sienten deslumbradas con los bajos costos de las campañas online. Sin embargo, el sector tiene sus particularidades y medir el éxito de una buena propuesta no es simple, considerando el tiempo de la decisión de compra de un inmueble, a diferencia de otros negocios. Hoy es necesario ser rigurosos con la medición de cada indicador de resultados, pero sobre todo debemos considerar hacia dónde vamos a largo plazo. Aquí les contamos cómo así es posible caer en el error y -sin darnos cuenta- en el quiebre de nuestra esencia como marca.

 

La integración de los objetivos de comunicación en el marketing inmobiliario se ha convertido en un factor esencial para construir marcas confiables, sobre todo en el canal online. El profundo conocimiento que requerimos para seducir a quienes están a punto de realizar quizá la inversión más grande de su vida, no es tarea fácil. Hoy, con el incremento y atomización de la publicidad digital, pareciera que todo es simple. Pero quienes nos proyectamos a futuro, sabemos que debemos desafiar la velocidad del cambio y priorizar la innovación.


Recordemos esos años en los cuales una campaña potente se fundamentaba en avisos de doble página en prestigiosos diarios impresos, decisivos paneles en vía pública y propuestas en el punto de venta. Cada acción era tan costosa que no nos podíamos permitir errores, todo se planificaba con tiempo, intención y detalle.

 

El principal problema que enfrentan las inmobiliarias hoy, es caer en el desconocimiento de los pasos indispensables para destacar con un sólido posicionamiento digital, tanto a nivel de conversiones específicas como de reconocimiento de marca. Con la gran data que obtenemos, nos perdemos en el análisis de detalles irrelevantes y perdemos de vista algunos puntos clave. Aquí mencionamos los tres errores más frecuentes sobre los cuales conversamos con nuestros clientes para seguir construyendo marcas confiables, con gran motivación.

 

ERROR 1_  Priorizar la inmediatez de la primera conversiónes decir la captación de leads. Generar prospectos es fácil, lo importante es cuidar la calidad de cada uno, aunque sean menos, la prioridad es llegar a la conversión real que es la venta. Aquí el clásico mensaje para impulsar la obtención de gran cantidad de prospectos son las promociones, descuentos, viajes, sorteos, etc. Todo esto no hace más que bajar la calidad de la base de datos. Lo óptimo es mostrar los valores reales del producto y seducir al usuario, innovando, acompañándonos de una buena segmentación y otros filtros como precios reales. Así, el equipo de ventas logrará enfocar sus esfuerzos con mayor eficiencia.
 

ERROR 2_  Perder la esencia progresivamentedividiendo las acciones digitales entre diferentes agencias, profesionales, personal interno entre otros. Concepto, gráfica, medios y segmentación disgregados en diferentes equipos. En nuestra experiencia son muy pocas las marcas que logran mantener un eje comercial estratégico y proyectar una identidad reconocible con este tipo de organización. Los diferentes niveles y estilos son perceptibles, y sin darnos cuenta, parece que cada pieza perteneciera a una marca diferente.

La gran ventaja de contar con un equipo digital integral es mantener los lineamientos estratégicos de la marca a todo nivel y tener la gran oportunidad de optimizar resultados ajustando objetivos, creatividad e implementación en tiempo real.
 

ERROR 3_  Improvisar contenido o no renovarloel talón de Aquiles de la mayoría de marcas. Más del 60% de los contactos con una inmobiliaria se generan a través de dispositivos móviles y si no llegamos con alto impacto, simplemente pasamos desapercibidos. Qué importante es invertir en lo que vamos a mostrar a nuestros potenciales compradores, siempre con innovación y no caer en el clásico "alto alcance, contenido pobre". La creatividad debe estar a la altura de la inversión en la difusión. Contemos historias que nos envuelvan en la concepción del proyecto y valores de la marca, tal como si se lo estuviéramos contando a un amigo. Demos atención a las nuevas plataformas, no podemos dejar de incluir nuevos desafíos que siempre nos sorprenden con resultados inesperados.


 

Prioricemos la calidad de usuarios que interactúan con nosotros, vayamos hacia la conversión a venta y analicemos resultados para definir a nuestro perfil más valioso.

Analicemos en conjunto el potencial de reconocimiento que tenemos como marca cuando observamos nuestras campañas de manera integral. ¿Se siente la esencia de la marca?

El contenido es el factor determinante para diferenciarnos. El marketing no necesariamente se ha reducido en costos, simplemente se está transformando. Impactemos.

Share on Facebook
Please reload

Entradas destacadas

Puntos de quiebre en el marketing inmobiliario 2020

11 Feb 2020

1/7
Please reload

Entradas recientes